Oaxaca dejó atrás 10 años de negligencia y corrupción: Murat

La jornada/En el estado se dejó atrás una década de negligencia y corrupción que postró en la pobreza en inseguridad a sus habitantes, sostuvo el gobernador Alejandro Murat Hinojosa. Al rendir su segundo informe al frente de la administración estatal, adujo que mediante el diálogo y los acuerdos entre los actores políticos la entidad se encuentra en paz, “una nivel de paz como nunca se había visto”.
Ante la inminente transición política y el futuro gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador, Murat Hinojosa reconoció el apoyo brindado por el presidente Enrique Peña Nieto, y se refirió al futuro mandatario: “y también quiero reiterar que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, veo a un hombre que mira hacia el sur, y que ha externado que quiere intensamente a Oaxaca, y que como gobernador haré lo que me toca, para que todo aquello que sean en beneficio de Oaxaca lo haremos en equipo y de manera coordinada, dejando claro que lo más importante son las familias de Oaxaca”.
Tras haberse reunido con el Congreso Local, donde informó del estado de Oaxaca en dos años de gobierno, Murat Hinojosa se trasladó al imponente Centro de Convenciones de la capital para rendir un detallado informe de las acciones que ha emprendido con objeto de responder a las urgentes necesidades de atención de los oaxaqueños, desde los pueblos originarios, hasta las poblaciones urbanas.
Acompañado de su esposa Ivette Morán de Murat, de los gobernadores de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, del Estado de México, Alfredo del Mazo, de Marco Mena de Tlaxcala, de Erika Alonso (gobernadora electa de Puebla, declarada así por el tribunal electoral del estado, aun cuando falta la determinación del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación), y del secretario de Agricultura, Baltazar Hinojosa, representante del Ejecutivo Federal, Alejandro Murat Hinojosa, inauguró una nueva forma de informar a los oaxaqueños: a través de una diadema con micrófono integrado de desplazó por el templete desplegado frente a 500 invitados, como en cátedra dio a conocer los avances de su administración.
El reto que ha enfrentado su administración es resultado de diez años de abulia y corrupción, y ante esa adversidad, el gobernador oaxaqueño replicó a quienes ven en Oaxaca un pueblo sin resolver sus ataduras: “me preguntan qué Oaxaca no se deja evaluar –en materia educativa- y les digo que traen otra película, la película del pasado. En el examen planea que mide las matemáticas, estamos por arriba de la media nacional”.
Para el gobernante su administración está atendiendo lo relevante, pues la política pública debe cimentarse cambiando paso a paso la vida de la gente: “La mejor forma de enfrentar las carencias sociales es tener una política económica sólida, fuerte. Oaxaca ha crecido 5.6 por ciento en crecimiento acumulado de acuerdo a cifras del INEG. En manufactura hemos crecido al 30 por ciento. Y en estos dos años tenemos una inversión de 36 mil millones de pesos en el estado”.
Y es que la palabra confianza es fundamental en el ejercicio del poder político en Oaxaca, consideró Murat Hinojosa, pues en su estado la política social, tiene rostro y cuerpo: el bienestar de la población.
También refirió los resultados de las acciones que ha emprendido en materia de seguridad pública, que arroja que la capital del estado, sea considerada por instancias especializadas, como la segunda ciudad en el mundo con mayor número de recomendaciones para ser visitada.
“Hay gobernabilidad, seguridad y paz, como nunca se había visto”. El tema de la seguridad –dijo- es enfrentar a la delincuencia organizada con inteligencia, con tecnología y capacitación.
Por tanto, el resultado de esa combinación es que en el estado los delitos de alto impacto en Oaxaca se redujeron en 37 por ciento en los dos últimos años. Los índices de homicidios en los valles centrales los homicidios bajaron en 17 por ciento. “Oaxaca se percibe como un estado de paz”.

La Jornada