Los despojos del PRI vagan como alma en pena

En 1974 -hace 44 años- el cineasta Alejandro Galindo, escribió y dirigió la película “Ante el Cadáver de un Líder” crónica que narraba la aparición en un cuarto de un hotel de mala muerte del cuerpo de un individuo que resultó ser un veterano y corrupto dirigente sindical, -tipo Carlos Romero Deschamps- por quien aún no acababan de sepultar y ya se había iniciado cruenta disputa, por agandallarse la dirección sindical, igualito como sucede ahora con los restos insepultos del PRI.

Ahora la película podría llamarse “Ante el Cadáver del PRI” porque así lucio la reunión en un ambiente marcadamente funerario para el relevo de René Juárez Cisneros, pues el guerrerense, se puso vivo y antes que los despojos del malogrado PRI lo asfixiaran por el fétido olor, por las deudas, multas y una aplastante derrota nacional y un enorme desprestigio y desconfianza ciudadana, puso pies en polvorosa y renunció a la dirigencia.

De todos modos, igual que su antecesor, Enrique Ochoa Reza, tiene asegurado un lugar en el Congreso de la Unión- y ya no le veía caso, y no tenía chiste, permanecer en el edificio de Insurgentes o quererle hacer al héroe por un octogenario instituto que padece la mayor tragedia de su historia

Por estatutos asumió la titularidad del CEN tricolor, Claudia Ruiz Salinas de Gortari, sobrina del “innombrable”.

El hecho de ser sobrina del hombre de Agua leguas desató una ola de run runes, por quienes se autodefinen como “expertos” de su organizaciones y quienes vaticinaron de inmediato, que “el innombrable”, más rápido que ujúle, se apoderará de lo que queda del otrora partidazo.

Cierto es que Carlos Salinas de Gortari, le gusta asumir cualquier desafío por complejo que sea, pero francamente no se ve por dónde podría devolverle al débil tricolor: brazos, piernas, tórax y cabeza, esta última que pende apenas de un hilo muy delgado, que de tanto estirarlo está a punto de reventar y acabará de romper estrepitosamente a esta ahora muy frágil estructura.

Como en política es muy complejo y cuesta arriba creer en milagros, resultaría muy complicado esperar la  gracia divina, para salvar al tricolor quien a pesar de que todavía tiene unos 15 gobiernos estatales, quedó en desventaja ante el tsunami Morena, que les arrebató a los tricolores, la mayoría de los congresos locales, y un importante número de alcaldías, los mandatarios a partir del próximo año, serán rehenes o quedaran secuestrados por legislaturas estatales, que ya no podrán utilizar, para “justificar” su desaseo en el manejo de los fondos públicos y menos aún, hacer “apartaditos” para refinanciar al PRI.

Les tocará a los congresos dominados por Morena, el partido de AMLO, aprobar o rechazar ni más ni menos que las cuentas públicas de lo que los gobernadores, presenten como gasto del dinero recibido por el gobierno federal en cada una de sus entidades.

Ahí es donde las cosas empezarán a complicarse porque esos mandatarios tricolores, no podrán como hacían antes del desastre del 1 de julio, despacharse con la cuchara grande, tal como estuvieron acostumbrados a lo largo de ocho décadas, cuando amos y señores, hacían lo que se les antojaba con el dinero del pueblo.

Ahora tendrán sobre si y sus equipos una enorme lupa, y quienes quieran terminar su gestión y no pisar la cárcel –como muchos se merecen- deberán irse por la sombrita y cuidar que los presupuestos se apliquen como debió ser desde hace tiempo.

Porque será muy complicado, financiar a su partido mediante triangulaciones, depósitos por servicios o compras fantasmas o pagos a terceros.

Al parecer, el manejo de toda la “ingeniería financiera” que usaban para seguir apoyando económicamente al partidazo llegó a su fin o al menos estará especialmente acotada.

La cosa para el tricolor empeora porque por el número de votos, el porcentaje de financiamiento para 2019 se verá dramáticamente reducido, además, tienen multas pendientes por pagar, y los trabajadores que tienen en las oficinas tanto del CEN como en las de los comités directivos estatales, reclaman ya el pago de sus quincenas, y por lo dicho por Juárez Cisneros, ni para eso tienen.

Por cierto, el ahora ex presidente  nacional del PRI, el tal René Juárez, al botar la dirigencia nacional, se asumió como profundo crítico del ex partidazo y hasta dio recetas de las tareas que el tricolor tiene que realizar para reestructurarse y recobrar la confianza y el apoyo ciudadano.

¿Cuántas veces desde el año 2000 se ha anunciado la refundación del PRI?, pero hablar de un nuevo PRI ya es viejo y además en el 78, así como en el 88, luego en el 97, el 2000, también en el 2006 y en el 2012, los priistas de acuerdo a  lo dicho por el propio Juárez Cisneros, la cúpula dirigente, se alejó de la militancia y no escucho, ni tomó en cuenta la inconformidad creciente de las bases y sectores del tricolor, que ahora dieron como resultado la pero debacle del Revolucionario Institucional.

Después de cada quebranto que el jurásico partido sufría sus dirigentes convocaban a reuniones y reuniones para evaluar el tamaño de las derrotas, acto seguido en rueda de prensa, proclaman el renacimiento de su organización.

Tuvieron avisos, oportunidades, pero nunca cambiaron, al contrario, fueron de mal en peor, en el fondo se creían invencibles y asumían que poco a poco, se irían recomponiendo y retomando el poder absoluto.

Tuvo razón en su perorata, René Juárez, al admitir lo cual fue hecho por primera vez en un priista de su nivel, que el PRI, se alejó del ciudadano, se volvió insensible y dejo de luchar por las causas del pueblo.

Lastima que lo haya dicho con un pie en la puerta de salida y peor aún que los priistas que se quedan con el pesado paquete , todavía no reconozcan en cuánto y en qué  fallaron, al grado que la ciudadanía, todos aquellos quienes los seguían ciegamente, se quitaron la venda de los ojos y les voltearon la espalda, entregando abrumadoramente su voto por un cambio.

Quién sabe por dónde habrá de empezar Claudia Ruiz la nueva dirigente, todo el trabajo que deberán realizar, para resucitar al PRI, pero la tarea parece imposible, por eso es de dudar que su tío, quiera apoderarse de un ente que tal parece ahora sí, en forma definitiva, dejó de ser rentable como negocio, agencia de colocaciones, mostrador para comprar y tener impunidad, o para conseguir el poder.

La nueva presidenta nacional del tricolor, Claudia Ruiz Massieu Salinas de Gortari, viene con un nuevo discurso, empezando reconoce que el PRI, además de reconstruirse, debe refundarse, incluso podría cambiar de nombre, hacer una reforma profunda, dice, para reconstruir con visión de futuro.

Admite que a lo largo de toda una generación, el tricolor se alejó de la militancia que paso a paso dejo de identificarse con lo que era su partido y coincide con René Juárez, quien asentó que “los ciudadanos, nos cambiaron, porque no cambiamos”.

Claudia afirma que no viene a enterrar al PRI, sino a encabezar una reflexión conjunta de los priistas que quieran quedarse y que sus pares decidan que harán en unos meses con lo que queda ahora del Revolucionario Institucional.

La meta se ve muy lejana y peor aun si los de MORENA, con López Obrador a la cabeza, cumplen al menos una cuarta parte de lo que prometieron, para cambiar en algo el descompuesto rostro que ahora tiene el país.

Quien no sufre, ni se acongoja, total ni priista era, es el frustrado candidato José Antonio Meade Kuribreña a quien acaban de descubrir paseando en Nueva York con su esposa e hijos, disfrutando sus vacaciones de verano.

Además de acuerdo con lo dicho por el propio AMLO, en un descuido hasta trabajo le ofrece en el nuevo gobierno, porque si algo tiene PP Meade, es experiencia, parece que fue honrado como funcionario y sería parte de la reconciliación ofrecida por el tabasqueño.

Tal parece que los capos de la 22 no harán boicot a la Guelaguetza

Salvo que ocurra algo de último momento, Oaxaca, que está a horas de presentar a propios y extraños, la Guelaguetza en la edición del Primer Lunes del Cerro, no habrá problema, porque hasta el cierre de edición, las hordas del Cártel de la Sección 22, aparentemente, no tienen intención de boicotear la festividad.

Pero tampoco hay que hacerse ilusiones, y creer que los mafiosos del magisterio oaxaqueño ya cambiaron su estrategia de agitación, de ataques contra la educación de casi un millón de estudiantes y de boicot a todo lo que sirva para el crecimiento del estado, no simple y sencillamente ocurre que “los angelitos”, están de vacaciones y esas son intocables.

El periodo vacacional más importante del que disponen oficialmente los “trabajadores de la educación”, es precisamente el de verano que comprende alrededor de ocho semanas y media, porque ellos siempre buscan alguna rendija para incrementar el periodo y tomarse a la malagueña, algunos días más, la cosa claro es trabajar menos.

Tampoco se puede pensar que quizás no incurran en la nociva aplicación del boicot a la Guelaguetza, porque no quieren quedar en evidencia ante los ojos de su “amigo” Andrés Manuel López Obrador, porque al parecer en realidad están agazapados, y buscando como empezar sus presiones contra el tabasqueño para “obligarlo” a que cumpla su promesa de derogar la Reforma Educativa y no quieren quemar pólvora en infiernitos.

El anunciado próximo titular de la SEP, Esteban Moctezuma Barragán, conoce bastante bien a los mafiosos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y en días recientes ha dado a entender que en ningún momento sugerirá a AMLO, la derogación total y absoluta de la Reforma Educativa, porque significó algunos logros.

Incluso ya dijo que la evaluación de aspirantes a ingresar como maestros al sistema educativo nacional, que es el piquete que más roncha ha levantado, entre los eternos inconformes de la CNTE, seguirá aplicándose, aunque con algunos ajustes.

Moctezuma Barragán al parecer tiene claro que examinar a los futuros educadores es condición fundamental para dar paso a mujeres y hombres que, desde las aulas del sistema educativo nacional, deben cumplir con la función estrategia de educar a miles de estudiantes que van a la escuela con la ilusión de aprender para ser mejores.

Sin embargo, de acuerdo con otras declaraciones del futuro funcionario, sigue latente el riesgo de que AMLO para no defraudar a sus cuates del magisterio dizque revolucionario, pero más bien pendenciero-convenenciero y chantajista,  les cumpla el capricho de echar a la basura la Reforma Educativa.

De ocurrir esto, traerá consecuencias fatales para la de por sí maltrecha y mediocre instrucción escolar que se imparte en nuestro país, sobre todo en las entidades donde la CNTE hace y deshace y AMLO, dará un peligroso salto hacia atrás, que nada ayudará a su propósito de ser uno de los mejores presidentes de México y lograr la cuarta transformación de México.

Los de MORENA, enseñan el cobre al defraudar a los damnificados del terremoto del 19 de septiembre

Apenas llevan 21 días de haber triunfado en las urnas y ya los morenos fueron descubiertos haciendo trampas millonarias, ojalá no se sea el presagio de una repetición modernizada de la corrupción que tanto aborrecen los mexicanos y contra la que votaron el primero de julio.

Al verse descubiertos haciendo canalladas para quedarse con los millones de pesos del fideicomiso, “Por los Demás” que era para apoyar a los damnificados del sismo del 19 de septiembre del año pasado, como cualquier vulgar tramposo, los dirigentes del partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) con su creador Andrés Manuel López Obrador a la cabeza de inmediato pusieron el grito en el cielo y acusaron al INE de ir contra de ellos solo por una “vil venganza”.

Los “prietitos” se pusieron morados de coraje cuando el Instituto Nacional Electoral, el mismo que sin dilación o maniobras, reconoció el claro triunfo de AMLO en las urnas, con el apoyo de más de 33 millones de votos, después de 15 días de efectuada la elección, dio a conocer el resultado de su investigación y les aplicó una multa de 197 millones de pesos por el irregular manejo que hicieron de los fondos para los afectados de los sismos.

Surge de inmediato la pregunta a cuál venganza hará referencia AMLO si fue evidente que, si eso fuera cierto los consejeros del INE, habrían dado a conocer el fraude ¡antes de las elecciones!, precisamente para causar un daño irreversible a la delantera que tenía AMLO, como el que el propio PRI provocó a la candidatura del panista Ricardo Anaya, con el mega negocio que el queretano realizo con la venta de unas bodegas, que adquirió a precio de verdadera ganga y que de inmediato vendió con fabulosas ganancias.

O a poco el ganador de la elección ignora que las autoridades electorales guardaron el expediente más de un mes, pese a que ya lo tenían listo, para no hacerle ruido a su triunfo, pese a que su obligación era sancionar la irregularidad millonaria en que incurrieron los morenos.

El virtual presidente electo, se ve muy mal al andar echando pleito, hablando de un nuevo “compló” y anunciando que ira a los tribunales, para que los exculpen, en lugar de asumir que, como ganador de las elecciones, su tarea es trabajar como él mismo dijo, en las tareas que serán prioritarias para el nuevo gobierno, entre ellas, acabar con la impunidad y la corrupción.

Para preocuparse el hecho de que, ante el primer dilema de su futura administración, Andrés Manuel, haya reaccionado, con virulencia, dando un grosero manazo, a su postura de amor, paz y reconciliación.

Esta resurgiendo el talante autoritario que ya había mostrado en otras situaciones y en lugar de indagar quien o quienes fueron los responsables del desaseado manejo del dinero que era supuestamente para los damnificados, cae en especulaciones, reproches y acusaciones sin sentido.

Tal parece que AMLO en lugar de aprovechar su triunfo inobjetable, el que le otorgaron los ciudadanos hartos de un pésimo gobierno, y dedicarse a trabajar en la cuarta transformación que ofreció a los electores, muestra intolerancia y rechaza que una autoridad le demuestre con un montón de evidencias que sus coequiperos, hicieron un burdo fraude.

albertounda16@gmail.com