Muerte de Edward siembra dudas en pacientes de Oaxaca

El reciente caso del pequeño Edward y la confusión desatada provoca no solo la división de opiniones, sino la desconfianza social. Ejemplo de ello es Martina, quien debido a un accidente recurrió a la asistencia médica privada, pues aun cuando tiene Seguro social Shuye de la burocracia en los hospitales públicos.

A pesar de que no es la primera vez que acude a ese tipo de servicio, hoy, ante “tanto que se dice del caso Edward”, teme que le suceda algo similar.

“La verdad es que ya no sabe uno qué hacer, no me gusta el IMSS porque te tratan de forma inhumana, tardan mucho en atenderte y parece que debes llegar casi muerta para que te presten atención, pero lo que le sucedió al niño está tan raro que no puedes dejar de pensar en que, con todo y lo costoso que son los servicios médicos particulares, también incurren en irresponsabilidades”, dijo.

Censuran la confrontación

Antonio Méndez confía en que el caso del niño que falleciera en noviembre de 2017 y por el que hoy se ha provocado una inconformidad nacional, sea un caso aislado pues asegura que hay médicos muy profesionales que le consta dan lo mejor de sí para salvar vidas.

“Las opiniones están divididas, creo que las autoridades no deben permitir que se confronte la sociedad por el tema, todos sabemos que hay médicos muy buenos y profesionales, pero también que los hay muy irresponsables e inhumanos eso en hospitales públicos y privados; el caso es que necesitamos de ellos y confiar, porque si no, a quién recurrimos cuando enfermamos”, sostuvo.

Servicios médicos privados opción emergente y cara

Enfermarse en Oaxaca cuesta caro si existe la necesidad de recurrir a servicios médicos y hospitalarios privados, tan solo una consulta en la capital cuesta entre 400 y 600 pesos con médicos generales y hasta mil 500 si la otorga un especialista.

En un sondeo realizado por NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca, entre 10 de las clínicas particulares más reconocidas; el internamiento en ellas por noche puede variar de entre 1500 y 3 mil pesos, dependiendo de los requerimientos del servicio, en tanto, en una intervención quirúrgica se aplican montos de entre 15 a 40 mil pesos.

Cuando se trata de cesáreas el costo puede ser de entre 15 y 30 mil pesos que cubren tan solo los honorarios del cirujano, ayudante, anestesista y pediatra.

Las familias que por necesidad y emergencia recurren a este tipo de servicios, por lo regular lo hacen pensando en que éstos dan garantía de salud y vida de sus pacientes, sin embargo, luego del caso del pequeño Edward, las apreciaciones han cambiado para muchos.

Ello no obsta para que a pesar de los costos, la gente busque las mejores condiciones para sus enfermos.