Triple asesinato exhibe uso de recursos públicos en campaña PRI en Oaxaca

El triple asesinato que la madrugada de este sábado se registró en el Centro de Juchitán exhibió el desvió de recursos públicos del Gobierno del Estado para las campañas del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

María del Sol Cruz Jarquín, una de las tres víctimas y jefa del área de comunicación social de la Secretaría de Asuntos Indígenas había sido “comisionada” por su titular, Francisco Javier Montero López, para cubrir las actividades de su hermano Hageo Montero, candidato a primer concejal de Juchitán por la coalición Todos por México.

De acuerdo con su madre, la periodista Soledad Jarquín Edgar, María del Sol fue “comisionada” desde hace un mes como fotógrafa de la planilla del PRI-PVEM-PANAL a la presidencia municipal de Juchitán de Zaragoza, aunque no le autorizaban sus viáticos, pues era un hecho ilegal.

Al gobernador Alejandro Murat la periodista exigió una investigación seria y a fondo para evitar que como en otros casos haya impunidad, sobre todo en el asesinato de María del Sol que está relacionado con un hecho de corrupción y un delito electoral.

“Yo no sé hasta dónde se tiene que llegar. Si sea suficiente que renuncie el titular de la Secretaría de Asuntos Indígenas y su hermano Hageo a la candidatura a la presidencia”, expresó Jarquín Edgar, quien a pesar de la pérdida se muestra entera, pues sabe que sólo así se podrá luchar contra la impunidad.

En entrevista denunció que ni el equipo de cómputo ni la cámara fotográfica de su hija le fueron entregadas, sólo el teléfono, ropa y cosas personales, por lo que presentará una denuncia ante la Fiscalía General de Justicia.

“No aparece su cámara ni su computadora, no tengo idea quién se la podía haber llevado, habría que investigar a la gente del candidato y del hotel donde estaba hospedada”, dijo insistiendo en que exigirá justicia por el asesinato de su hija que aceptó cubrir las actividades del candidato Hageo porque tenía la necesidad de mantener su empleo en la Secretaría de Asuntos Indígenas.

Una comisión fuera de la Ley

Desde hace un mes María del Sol Cruz Jarquín iba y venía de la Ciudad de Oaxaca a ese municipio de la región del Istmo, hasta la madrugada de este sábado que fue asesinada junto con la candidata a segunda concejal Pamela Terán y su chófer Adelfo.

La periodista Soledad Jarquín denunció que el propio titular de SAI, Francisco Javier Montero López, fue quien comisionó a María del Sol para cubrir las actividades proselitistas de su hermano Hageo Montero López, candidato a la presidencia de Juchitán.

En este país “donde no hay oportunidad para las y los jóvenes” si María del Sol no aceptaba que la comisionaran a Juchitán, “perdía el trabajo”, narró la periodista Soledad Jarquín quien en varias ocasiones le insistió a su hija en denunciarlo, “ella me dijo, no mamá, aguantemos”.

Soledad aceptó la petición de su hija, sin dimensionar que el martes, cuando María del Sol viajó a Juchitán sería el último día que la vería viva. “A mí me arrebataron a una niña alegre, desvivida, con mucho futuro por delante, con muchos sueños que se fueron a la chingada, era la más amorosa de mi familia, sobre todo alegre, se fue la alegría de mi casa”, recriminó.

María del Sol Cruz Jarquín era una joven de 27 años, nació el 10 de octubre de 1990 y era la hija más pequeña en la familia de Soledad Jarquín, periodista desde 1985 que ha dedicado la mayor parte del tiempo a visibilizar en su trabajo la condición social de las mujeres, incluida la violencia feminicida a la que s enfrentan.

Ante la ola de violencia que se vive en el país, en Oaxaca, pero sobre todo en esa región del Istmo de Tehuantepec, Soledad Jarquín pidió a periodistas y quienes acompañan a los candidatos “a declararnos un día completo de brazos caídos” porque si no hay seguridad para realizar esta labor “no hay que salir a cubrir a nadie”.

Consciente de que es muy difícil que el gremio le haga caso, Jarquín Edgar pidió reflexionar que “hoy fue mi hija, pero mañana puede ser cualquiera, además que a ella en este sexenio de Enrique Peña Nieto además de su hija en enero de 2016 le arrebataron a su hermano Heriberto Jarquín, cuando fue asesinado en su consultorio de Tlaquepaque, Jalisco.