PRI le cuelga a Ulises Ruiz ejecuciones, caravana de la muerte, tortura…

Karla Guerrero

La Comisión Nacional de Justicia del Partido Revolucionario Institucional  (PRI) inició el proceso de expulsión contra Ulises Ruiz atribuyéndole usos de grupos paramilitares para atentar contra ciudadanos y militantes, casos de tortura, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y enriquecimiento inexplicable.

Proporcionado por Milenio Ulises Ruíz, ex gobernador de Oaxaca y miembro del PRI. (Cuartoscuro)

La dirigencia nacional priista, encabezada por Alejandro Moreno, dio el paso para sacar de sus filas al ex gobernador de Oaxaca, luego de que en nueve años, el mismo números de presidentes lo mantuvieron intocable.

El expediente, al que tuvo acceso MILENIO, basa su acusación en las conclusiones hechas por la Comisión de la Verdad de Oaxaca en 2016 y en violaciones al artículo 148 del Código de Justicia Partidaria, en la que se detalla en sus 957 páginas como una protesta de integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que llevaba 23 días en el zócalo de la ciudad de Oaxaca, derivó en un violento desalojo que desató un conflicto social y político que se extendió hasta 2007.

En los casi seis meses de movilizaciones se reportaron 30 ejecuciones extrajudiciales, 311 detenciones arbitrarias, 381 lesionados, 248 casos de tortura y la desaparición forzada de dos personas.

El proceso de expulsión de Ulises Ruiz se aceleró luego del plantón y enfrentamiento del 29 de junio, entre militantes del PRI y afines al ex gobernador de Oaxaca que detonaron armas de fuego hiriendo a un simpatizante priista en la espalda.

El expediente contra Ruiz, que también incluye a Nayelly Gutiérrez, destaca este hecho, en el que se acredita el uso de violencia por parte de grupos de choque contra militantes y privación ilegal de la libertad de los trabajadores que estuvieron retenidos en las instalaciones del partido durante varias horas.

De ser expulsado, Ruiz acudirá a Tribunal Electoral

En entrevista con Azucena Uresti para Telediario, el ex gobernador de Oaxaca se dio por enterado del proceso en su contra y anunció que acudirá al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para “defender nuestros derechos”, lo que continua, explicó, es seguir trabajando en beneficio de la permanencia del partido.

Indicó que junto con Gutiérrez fueron notificados de la solicitud de expulsión del PRI por orden del actual dirigente del partido, Alejandro Moreno.

Ruiz aseguró que a las 10:00 horas personal del PRI tocaron a su puerta para cumplir con la “amenaza” de expulsión del partido, lo que incumple su palabra de dialogo que se habría acordado cuando levantaron el plantón del Comité Ejecutivo Nacional desde el 6 de julio.

“Vinieron aquí a mi casa con cámaras, todo un show y notario para notificarme lo que ya sabíamos que iba a pasar (…) Cumple esa amenaza que nos habían hecho desde que estábamos plantados pacíficamente en las oficinas del Comité Ejecutivo Nacional, y vamos a esperar la resolución final, que seguramente será la expulsión”. “(Con) los órganos del partido no vamos a lograr nada porque es una indicación de Alejandro Moreno ante la pequeñez, en lugar de responder con dialogo como hemos manifestado que estamos dispuestos”, explicó.

Los argumentos para expulsar a Ulises Ruiz

El expediente que es analizado en la Comisión de Justicia Partidaria, encabezada por Fernando Elías Calles, documentó ocho puntos, hasta el momento, para proceder contra Ruiz.

Detalla que entre los “actos de intolerancia, soberbia, autoritarismo, la represión y el saqueo a Oaxaca”, se encuentra: Represión de magisterio durante su sexenio.

En este punto, se explica el uso de “caravanas de la muerte” y el abuso de la policía estatal contra integrantes de la sección 22 de la CNTE, que dejaron decenas de muertos y cientos de heridos.

En los casos de tortura se abunda que tras los 23 días en plantón en el zócalo de la ciudad de Oaxaca, se desató un conflicto social y político lo cual dejó 248 casos de tortura documentada. El PRI retomó 30 ejecuciones extrajudiciales, 311 detenciones arbitrarias y 381 lesionados.

En el cuarto argumento contra Ruiz Ortiz se encuentra su culpabilidad por presunta desaparición forzada de dos personas que se habrían realizado en el período donde se suscitaron enfrentamientos entre el magisterio, organizaciones sociales y población en general con la Policía Preventiva del Estado y la Policía Federal.

En 2008, Emeterio Marino Cruz, simpatizante de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), presentó una denuncia penal en la entonces Procuraduría General de la República contra Ulises Ruiz Ortiz y ex funcionarios estatales por su responsabilidad de los delitos de tentativa de homicidio calificado, abuso de autoridad, tortura física, moral, psicológica, trato cruel inhumano y degradante.

Sobre el enriquecimiento ilícito, se retomó una denuncia, así como de peculado, ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) que habría causado un daño patrimonial de más de siete mil millones de pesos en prejuicio del pueblo oaxaqueño.

Entre las denuncias de lesa humanidad que fueron presentadas ante La Haya en 2016 que también incluyen a los ex presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, también se incluyen desapariciones forzadas, tortura y ejecuciones extraoficiales presuntamente cometidas entre 2006 y 2007.

El PRI incluyó también el enfrentamiento entres los grupos de choque de Ruiz y Gutiérrez contra militantes que del PRI que acudían a un evento en la sede nacional el cual dejó como saldo un herido de bala por las detonaciones que accionaron los afines al ex gobernador de Oaxaca.

El Código de Justicia Partidaria detalla en su artículo 148 estipula como causal de expulsión, y que son usados contra Ruiz y Gutiérrez, “difundir ideas o realizar actos con la pretensión de provocar divisiones en el partido; proceder con indisciplina grave, en relación con las determinaciones de las asambleas y demás órganos del partido y cometer faltas de probidad o delitos en el ejercicio de las funciones públicas que se tengan encomendadas”.

Se detalla que “las o los militantes que hayan sido expulsados del Partido, mediante resolución dictada por la Comisión Nacional, en ningún caso podrán solicitar su reafiliación”.