Un día después de la furia, el PAN arranca el relevo de Marko Cortés

ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA/

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La disputa entre el presidente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza y el expresidente Felipe Calderón con su grupo político en activo, el órgano partidista responsable de organizar la sucesión en la dirigencia se instaló.

Luego que ayer Cortés Mendoza se confrontó con Javier Lozano Alarcón y con Felipe Calderón, esta tarde quedó formalmente instalada la Comisión Organizadora del Proceso para la renovación de la dirigencia nacional panista.

Dicha comisión quedó integrada por una mayoría yunquista, toda vez que Ana Teresa Aranda, Cecilia Romero Castillo y Fernando Rodríguez Doval, han sido ampliamente identificados con esa organización secreta ultraderechista católica.

Además, sin ser parte de El Yunque pero con proximidad a sus cuadros destacados, en la comisión quedó también el queretano, Ignacio Loyola Vera. En tanto, dos veteranos panistas, el coahuilense Juan Antonio García Villa y guanajuatense Ricardo Alfredo Ling Altamirano forman parte.

La Comisión Organizadora es un órgano de primera importancia para los panistas, pues se encarga de organizar y sancionar la selección de dirigente nacional y posee una larga tradición en el seno de dicho partido. Sin embargo, desde hace años ha sido cuestionada por la inclusión de Rodríguez Doval por su cercanía a Marko Cortés, como se hizo público en 2021.

Además, los cuestionamientos se han dirigido a que la Comisión, al menos en la reelección de Cortés Mendoza, hizo la vista gorda ante la manipulación del padrón por los llamados padroneros, un asunto que un grupo de militantes decanos reprochó en junio pasado.